BENEFICIOS DE LA CABINA DE FILTRACIÓN SIN CONDUCTOS CRUMA

FRENTE A LA VITRINA DE EXTRACCIÓN CONDUCTOS CONVENCIONAL

.Problemática de la cabina de laboratorio convencional

La vitrina extractora de gases ha sido durante muchos años el medio más utilizado para el control de emisiones de contaminantes químicos dentro del laboratorio. Estas constan de un recinto provisto de una superficie de trabajo y un sistema extractor, acoplado con conductos, capaz de arrastrar los contaminantes. Son las más populares y versátiles porque no necesitan de una verificación previa de los compuestos con los que se va a trabajar y no poseen limitaciones de la cantidad de compuestos químicos que pueden liberar en la atmósfera. Pero también presentan una serie de desventajas: 

image_2020_04_01T19_23_43_104Zjpg

Elevado coste

Suelen ser equipos de grandes dimensiones que necesitan mano de obra para la construcción del sistema de extracción al exterior. También es necesario un estudio previo para diseñar las trayectorias y longitudes óptimas de los conductos y conexiones, calcular las velocidades mínimas y los caudales necesarios, determinar el correcto suministro de aire para compensar la pérdida por extracción y seleccionar los materiales adecuados, así como los sistemas de seguridad asociados. 

Elevado consumo energético

Es necesario equipar un ventilador de elevada potencia para asegurar una correcta velocidad de aspiración y vencer la pérdida de carga generada por la longitud y diámetro del conducto de evacuación. Además, como constantemente se está sustrayendo el aire de la sala, aparecerá un coste añadido por el aumento de consumo de aire acondicionado o calefacción, para no disminuir el grado de confort termohigrométrico de los trabajadores.

Emisión de sustancias contaminantes.

A menos que se incorporen sistemas de depuración y filtros de partículas aumentando más el coste, los contaminantes aspirados de la zona de trabajo son emitidos sin restricción, diluyéndose posteriormente en la atmósfera. Lamentablemente muchas veces por ajustar el presupuesto, el tipo y ubicación de la chimenea genera unas condiciones de descarga incorrectas, conduciendo a que los contaminantes puedan entrar de nuevo en el edificio a causa del efecto del viento, la presión negativa del interior del edificio o por aspiración de los sistemas de suministro de aire, pudiendo afectar además a edificios colindantes y a personas que transitan por el lugar. 

Además existen laboratorios donde equipar una vitrina de extracción es difícilmente viable debido a que: 

- Están situados en plantas bajas o en edificios antiguos que no tienen opción a colocar un conducto de evacuación.

- No es posible suministrar un volumen de aire suficiente ya que las vitrinas de extracción evacuan aire al exterior, por lo que es necesario aportar al laboratorio como mínimo el mismo volumen de aire extraído. 

- La movilidad del equipo es esencial. 

- La frecuencia y peligrosidad de los productos químicos a utilizar no es lo suficientemente elevada como para “justificar” el coste de una instalación con evacuación, en laboratorios pequeños de bajo presupuesto.

 

La alternativa: La cabina de filtración sin conductos portátil de Cruma 

Frente a los casos anteriormente citados la alternativa puede ser una cabina de filtración. Este tipo de cabina no necesita de un equipo de extracción acoplado, ya que utiliza un sistema de filtración, desarrollado y patentado por Cruma para retener los gases y vapores contaminantes generados en su interior, renovando así constantemente el aire del laboratorio y atribuyéndole una serie de ventajas: 

Untitled-1jpg

Protección y respeto del medio ambiente

Los tóxicos químicos no son liberados al exterior sino retenidos en el seno de un filtro. 

CRUMA CARBON FILTER - copiaJPG

Ahorro económico y rapidez de puesta en marcha

No necesita obras para instalar conductos de evacuación de gases al exterior por lo que no se generan molestias en un laboratorio a alto rendimiento. 

Movilidad y manejabilidad

La ausencia de acoplamiento a un sistema de evacuación y su tamaño y peso reducidos amplían las posibilidades de ubicación y hacen fácil su re-emplazamiento ante un cambio de necesidades. Además, al tratarse de un producto desmontable, puede almacenarse fácilmente. 

Ahorro energético

El aire aspirado no es expulsado sino re-circulado de nuevo al laboratorio libre de sustancias contaminantes. De este modo no se aumenta el consumo de aire acondicionado o calefacción para suplir la pérdida por extracción.

5e6a855d1eda1_1584039264_5e6a855d1ed2bpng

Untitled-5png facebookpnglinkedinpngtwitterpngwhatsapppngyoutubepng 

 Firma Probisajpg