CALIDADES DE AGUA SEGÚN SU APLICACIÓN EN LABORATORIO

1.   El agua como reactivo 

El agua es el reactivo más empleado en los laboratorios, interviniendo en ensayos muy diversos que presentan requerimientos diferentes. Por ello es necesario plantear la pregunta de cuál es la calidad o grado de pureza que necesita cada laboratorio, o mejor dicho, cada ensayo. 

2.   Impurezas en el agua 

El agua que nos suministra la red de abastecimiento no es apropiada para la realización de ensayos de laboratorio debido a la presencia de muchos contaminantes que van a interferir de diferente manera en los ensayos.  Entre los contaminantes más relevantes tenemos los siguientes:

-       Partículas en suspensión: Se encuentran en todas las aguas en mayor o menor medida y contribuyen al ensuciamiento de los elementos por los que circula el agua. Es uno de los contaminantes que se trata en primer lugar mediante filtros adecuados incorporados a nuestros equipos, tanto en la fase de pretratamiento como en el punto de uso.

-       Sales inorgánicas disueltas (sodio, hierro, calcio, magnesio, nitratos, sulfatos, etc). Su presencia en el agua es inconveniente ya que afectan a numerosos procesos químicos y bioquímicos. Se controla mediante la medición de la conductividad y se eliminan gradualmente mediante ósmosis inversa y desionización.

-       Compuestos orgánicos disueltos: Su presencia es habitual en las aguas y provienen de los organismos presentes en el suelo, pero también de contaminantes añadidos al medio ambiente por la actividad humana. Se eliminan mediante filtros de carbono específicos y tratamiento con ósmosis inversa. Su presencia puede alterar los ensayos en los que se requiere un nivel de orgánicos bajo, como por ejemplo HPLC (Cromatografía líquida de alta eficacia).

-       Microorganismos: Su presencia es variable pero no deseable, bien sea por su crecimiento o por la liberación de compuestos orgánicos indeseables.   La presencia de microorganismos se controla mediante el uso de filtros específicos en el punto de uso y tratamiento de radiación UV incorporados en los equipos. 

Untitled-5png

Purificador de aguapng

Untitled-5png

3.   Parámetros de control de la calidad del agua 

Para conocer la calidad del agua se pueden medir muchos parámetros, pero los más importantes son los siguientes:

-       Conductividad: Es una medida de la cantidad de iones disueltos en el agua. Nuestros equipos monitorizan la calidad del agua que está saliendo por el punto de uso. De esta manera el usuario está informado permanentemente de la calidad de este parámetro tan importante.

-       Resistividad: Es la inversa de la conductividad. Mide igualmente la cantidad de iones disueltos en el agua, pero se emplea para las aguas llamadas Ultra puras, con el mayor grado de pureza iónica. Igualmente, se mide en el punto de uso y el valor típico es de 18.2 MW·cm.

-       Ufc/ml: Medida de la cantidad de bacterias presentes en el agua. Nuestro tratamiento combinado de radiación UV y de filtro en el punto de uso garantiza un recuento de bacterias < 1ufc/ml.

-       TOC: Es una medida del carbono orgánico total. Se emplea principalmente en agua ultra pura. Nuestros equipos producen un agua con un TOC típico de 1 – 3 ppm cuando se tratan con una combinación de radiación ultravioleta a 185 nm, filtros especiales de carbono, Ultrafiltro y filtro en el punto de uso. 

4.   Tipos de agua 

Existen varias normas reconocidas internacionalmente que establecen diferentes calidades de agua en función de los parámetros medidos.

En líneas generales se puede diferenciar entre tres calidades:

-       Agua osmotizada: Agua producida por equipos con una fase de ósmosis inversa que proporciona una calidad de agua apropiada para las tareas menos exigentes, tales como la limpieza de material de vidrio de laboratorio, alimentación de autoclaves, de cámaras de cultivo, etc.

-       Agua Tipo II: Agua de uso general de laboratorio, con una conductividad inferior a 1 uS/cm. Uso en preparación de medios de cultivo, soluciones tampón, ensayos generales físico-químicos. Es el tipo de agua más empleado en el laboratorio. Los

-       Agua Tipo I: Agua de la mayor pureza, apropiada para los ensayos más exigentes, en los que se requiere los niveles de contaminación más bajos (HPLC, GC, AAS, ICP-MS, Biología Molecular, cultivo celular).

TABLAPNG

5e6a855d1eda1_1584039264_5e6a855d1ed2bpng


Untitled-5png

facebookpnglinkedinpngtwitterpngwhatsapppngyoutubepng

Firma Probisajpg